Así es mi tierra criolla – Villamil Torres – “Letra y cancion”

100% Música Llanera

I
alla en mi tierra querida se vive de maravilla
en donde el hombre más pobre tiene sus 20 novillas,
alla se hacen los corrales de bejuco con guafilla
y el paradero se tala con garabato y peinilla,
y el muchachito que nace pa que se forme mas criollo no se le compra manilla
más bien desde pequeñito se le corta una varilla,
así va sintiendo amor por el caballo y su cilla,
del suero de la cuajada, esto es cierto camarita se saca la mantequilla,
nosotros llamamos baba, lo que otros llaman babilla,
y el huevo de ese animal lo comemos en tortilla
en mi tierra no es el oro el que solamente brilla
porque no comemos cuento así sepan a vainilla,
alla el joropo también se zapatea y se escubilla
y el bochinchero que jode se le golpea en las ternillas,
alla las mujeres lavan, en una batea de palo, planchan cocinan y trillan
y las totumas las raspan con tapas y cucharillas,
y la que sale más grande la cogen de bacenilla
también las muchachas buenas, esas criollas sabaneras mezquinan la rabadilla,
y si le piden un beso, si acaso dan la mejilla
y no le están recogiendo a cada palo una estilla.

II
Los hombres que son bien machos no andan buscando rencillas,
pero después de ofendido ni que lo amarren se humilla,
alla rara vez se hacen las tapas con carretilla
usamos las pariguelas del cuero de una novilla,
alla el verraco cerrero se amarra en plena sabana, se capa y se escolmilla
de invierno en el monte engorda, con cuescos y macanilla,
y en la sabana también con raíces y semilla,
también el caballo criollo bueno por naturaleza para la penga y se engrilla
esto que no tiene raza ni sangre de cuarto e milla,
pero sirve pa coleo exposición y varilla
quien ha visto que un llanero borracho con manzanilla
y por vicioso que sea fumándose una colilla,
una mujer en el campo poniéndose zapatillas
y un chubasco en pleno marzo con rallos y culebrillas,
el buen llanero conoce cuando un toro bien jalao si va a dar la campanilla
el relincho de su caballo corretiando por la orilla,
de un potrero cuando hay yeguas rucias, canas y amarillas,
por eso donde yo voy mi canto se identifica, ninguno me hace cosquillas
menos en el canto criollo, no me dan ni a la rodilla,
y aquel que me hable del llano yo si le leo la cartilla.

AGREGAR UNA LETRA O NOTICIA

Síguenos en Facebook
También te puede interesar

Tu opinión es importante, déjanos tu comentario ↓ ↓