El hato donde me crie – Orlando “El Cholo” Valderrama

100% Música Llanera

200 caballos mansos,  saco al más bueno y ligero
Tenía el hato camarita,  donde me crie de llanero,
Tenía unas sabanas amplias, caños, lagunas y esteros
Majadas de palo apique,  mangas de encierro y tranquero,
Toro grande en mañosera , gana ‘o en los lambederos
10 atajo’ e 30 yeguas, 20 bueyes madrineros,
Dos mangones una cuadra, corral, botalón quesero
Y dos caballos machiros,  pa´probar los forasteros,
Bajo de un matapalon, matacho de corazón, pa pegar potro cerrero
Caney de palma y bejuco y garabato e caruto pisa ‘o de soga y apero,
Haya fue donde me crie y me unte de ser llanero,
De niño barriendo el patio,  sirviendo de aguatero
Mi mama haya en la cocina, mi taita e caballicero
Y yo soñando algún día ,ser buen jinete y vaquero,
A las 4 e la mañana, me mecían el colgadero
Coge el rejo y la totuma y vamos para el ordeño,
Antes de ser ordeñador, empecé de becerrero
Y ahí fue donde comenzó, mi ilusión de ser coplero
Cantándole a la vacada, en las frías madrugadas, mientras enrejaba becerros,
Ponte ponte paraulata, Ponte ponte patoreal, Ponte ponte velo negro.

Del hato donde me crie me quedaron 1000 recuerdos
Mi primer potro espuma ‘o, mi primer lazo violento
Mi primer maute  tumbao y mi primer sillonero,
Mansito de buena rienda y por demás de vaquero
Mi primer soga picada, de un rodes de toro viejo,
Mi cuchillo lengua de oso, con su cubierta de cuero
Un gocho viejo negrito, que deje haya en un espinero,
Recuerdo de un barajuste,  quien sabe de cual llanero
Mi primer amor de joven, que todavía me carcome, donde andará mi lucero
Donde andarán mis amigos, los que trocharon conmigo calcetas, bancos y esteros,
Allá aprendí a ser un hombre y a cumplir los reglamentos
Que tiene la ley del  llano, bridada por los ancestros,
A respetar a las damas, a respetar a los viejos
y a registrar como firma, mi palabra de llanero,
En tiempo de trabajo e llano, había 40 vaqueros
Que duraban 30 días, sacando gana ‘o matrero,
Todavía siento el aroma, del mastranto sabanero,
Machuca ‘o  por la madrina de caballo sillonero
Hato viejo de mi llano, guardián del silbo vaquiano, pica de mis correderos
Del hato donde me crie, me traje un amanecer, a relestiales sombreros.

AGREGAR UNA LETRA O NOTICIA

También te puede interesar