A la mujer calaboceña – Reynaldo Armas – “Letra”

100% Música Llanera

Para cantarle a la mujer Calaboceña
robé al camino un arrendajo cantor,
un turpial madrugador
de esos bien serénatelos,
y me traje hasta un jilguero
que canta de lo mejor.

Un periquito ladino
y un lorito trovador,
cantante y compositor
un carrao del alto Apure,
y además traje un Chuchube
de la tierra de Falcón.

Pa’ estimular a la mujer Calaboceña
traje un manojo de flores Venezolanas,
azucenas perfumadas lirios pompones y rosas
y un ramillete de hermosas orquídeas de la Guayana.

Claveles y margaritas
de un rinconcito lejano,
del oriente soberano
traje nardos y gladiolas,
campanilla y flor de bora
de los confines del llano.

Para querer a la mujer Calaboceña
traje mi pecho abierto de par en par,
una prosa natural y un sentimiento bonito
todo mi amor en un grito pletórico de bondad.

Un corazón querendón
resuelto para el querer,
esperando a la mujer
que merezca ser mi dueña,
tierna y buena compañera
que cumpla con su deber.

A Calabozo con respeto me dirijo
hoy que la vida me dio esta oportunidad,
de dejarles mi humildad plasmada en notas viajeras
y una copla sabanera curtida de inmensidad.

Una canoa de bondad
en el rió de los recuerdos,
mi canto noble y fraterno
de sentimiento latente,
a Calabozo y su gente
orgullo de los llaneros.

AGREGAR UNA LETRA O NOTICIA

Síguenos en Facebook
También te puede interesar

Tu opinión es importante, déjanos tu comentario ↓ ↓